Dos adolescentes fueron golpeados con palos este jueves en la provincia de Aceh, Indonesia, como castigo por abrazarse en un lugar público, un crimen bajo la ley islámica de esa conservadora región, informa Channel News Asia.

Cientos de espectadores contemplaron cómo una estudiante universitaria y su novio, ambos de 18 años, fueron azotados 17 veces cada uno fuera de una mezquita en la capital provincial de Banda Aceh.

La flagelación se usa como castigo para una variedad de delitos en la región, que sigue la ley ‘sharia’ en asuntos que incuyen los juegos de azar, el consumo de alcohol, el sexo gay o las relaciones fuera del matrimonio.

Los grupos de derechos humanos, por su aprte, critican abiertamente los castigos públicos, y el propio presidente de Indonesia, Joko Widodo, ha llamado a detener estas prácticas. No obstante, la flagelación tiene un amplio apoyo entre la población mayoritariamente musulmana de Aceh, donde alrededor del 98 % de sus cinco millones de residentes practican el islam.