Una residente del municipio Cabanillas del Campo, en la provincia española de Guadalajara, fue detenida este sábado después de que robara un bebé recién nacido en el hospital local, afirmaron el subdelegado del Gobierno en Guadalajara, Ángel Canales, y el comisario jefe en la provincia, José Arroyo.

La arrestada de 47 años, cuyo nombre no fue revelado, entró vestida como pediatra aproximadamente a las 10:00 en la habitación donde se encontraban el pequeño y sus padres y les aseguró que tenía que llevarse al menor para realizarle unas pruebas médicas.

La secuestradora fue detenida unas tres horas después de la sustracción del bebé gracias a una foto suya, tomada por cámaras de vigilancia y difundida entre las farmacias para que sus empleados pudieran identificarla e informar a la Policía. Poco después de cometer el crimen, la mujer acudió a una farmacia para comprar leche, pero al dudar sobre qué tipo de fórmula tomaba, provocó las sospechas del personal.

El bebé fue encontrado en la vivienda de la mujer ileso. Arroyo indicó que la sospechosa confesó que ella se había robado el niño. Presuntamente tenía un bebé que había fallecido y por eso podía “estar en una situación de trastorno transitorio”, señalaron las autoridades.

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!