Guillermo Padrés, ex gobernador de Sonora. (FOTO: Isaac Esquivel, Cuartoscuro)
Guillermo Padrés, ex gobernador de Sonora. (FOTO: Isaac Esquivel, Cuartoscuro)

La noche del sábado el ex gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, salió del Reclusorio Oriente de la Ciudad de México luego de 26 meses preso acusado de defraudación fiscal equiparable.

Con una fianza de 40 millones de pesos (USD 2.108 millones), el político de extracción panista seguirá su proceso en libertad, aunque se le colocó un localizador electrónico tipo brazalete y deberá asistir al penal cada 15 días para firmar su control

Aunque el político abandonó la prisión en silencio, un audio que se filtró a las redes sociales constata las impresiones de Padrés y el mensaje que envió a sus amigos.

“Les mando a todos ustedes un abrazote, espero verlos pronto a todos mis amigos. Recuérdense que todavía traigo un poco de ocotillo que me ha sobrado, nomás les mando decir que gracias a todos por todo y espero verlos pronto. La única palabra que se me viene a la mente es: gracias“, expresó

El juez séptimo de Distrito en Procesos Penales, con sede en Toluca, Juan Miguel Ortiz Marmolejo, aceptó brindar a Padrés el beneficio de llevar su proceso en libertad tras recibir las hipotecas de dos inmuebles de familiares que cubren el monto de garantía.

En diciembre pasado un juzgado de orden federal dictaminó que la fianza previamente fijada de 100 millones de pesos era ilegal, por lo que la rebajó.

Emocionado por dejar atrás las rejas en las que estuvo desde noviembre de 2016, Padrés exclamó: “¡Ya estoy libre cabrones, agárrense hijos de la chingada!”.

Guillermo Padrés fue gobernador de Sonora de 2009 a 2015. Estuvo prófugo de la justicia alrededor de 40 días cuando se le fincaron responsabilidades por presunta operación con recursos de procedencia ilícita. Interpol publicó una ficha roja para su localización.

La Contraloría General de Sonora detectó daños al erario estatal por el orden de los 30.000 millones de pesos. Acción Nacional suspendió sus derechos y se desligó de las acusaciones.

“Fue preso por motivos políticos y que la Procuraduría General de la República (PGR) fabricó una averiguación”, aseguró su abogado Antonio Lozano Gracía.

“Felicidades, Memo”, le dijo uno de los amigos cercanos que lo esperó afuera de la prisión el sábado.

En diciembre, Padrés Elías hizo un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador para que intercediera en su caso.

Señor Presidente, estoy seguro que usted no permitirá las viejas prácticas del PRI. Elevo la voz porque estoy seguro de que usted no permitirá que los que quedan del viejo sistema me sigan amenazando. No permitirá que me sigan matando día a día. Elevo la voz para pedirle que me ayude. Señor Presidente, le pido que me ayude y que me den mi libertad”, expresó en un audio hecho público a través del periodista Ciro Gómez Leyva.

“Denuncio que me han negado mi derecho a un juicio imparcial. Soy un preso político. Vivo en el infierno en el que me tienen. Han acusado a mi familia y encarcelaron a mi hijo por más de 9 meses para presionarme a que yo acepte delitos que no cometí, y lo hicieron sin ninguna prueba. Querían que yo me implicara en delitos que no cometí”.