López Obrador encabezó la presentación de la estrategia nacional de búsqueda de desaparecidos. (Foto: Especial)
López Obrador encabezó la presentación de la estrategia nacional de búsqueda de desaparecidos. (Foto: Especial)

Al encabezar la presentación de la estrategia nacional de búsqueda de personas desaparecidas en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que “nunca más” el gobierno recurrirá “a la fuerza ni declarará una guerra para enfrentar los problemas de inseguridad”.

En su conferencia de prensa matutina, atribuyó esta crisis humanitaria y de derechos humanos en México a la aplicación del modelo económico neoliberal, que ahondó como nunca la desigualdad en el país.

López Obrador dijo que hay aproximadamente un millón de víctimas de la violencia en México, entre muertos y desaparecidos, como saldo de “la absurda guerra” que desde 2006 declaró el ex presidente Felipe Calderón y siguió el gobierno de Enrique Peña Nieto.

“Este es el saldo doloroso, terrible, de una política fracasada, inhumana, corrupta, que ya no puede volver a imponerse en México”, dijo el presidente.

Al comprometer su palabra con los familiares de las víctimas de la violencia, López Obrador aseguró que su gobierno hará “todo lo humanamente posible” para resolver el problema los desaparecidos.

Nuestro compromiso es hacer todo lo que esté a nuestro alcance, todo, todo lo que humanamente sea posible para saber de los desaparecidos y ayudar a los familiares”, dijo.

López Obrador atribuyó al modelo económico neoliberal y a la desigualdad que generó, los graves problemas de seguridad y violaciones de derechos humanos que afronta México.

“Eso fue lo que desató la inseguridad y la violencia”, dijo. Pero “nunca más el uso de la fuerza para resolver problemas sociales”.

El presidente lamentó que hubiera versiones que atribuyeran la crisis de violencia en México a la “naturaleza” de los mexicanos.

Hubo quienes llegaron a plantear que éramos malos por naturaleza, que nos gustaba la violencia, y llegaron a poner ejemplos absurdos como las prácticas que supuestamente se llevaban a cabo en la época prehispánica”, refiriéndose a los sacrificios de culturas como la azteca.

Defendió que el pueblo mexicano es pacífico, y que la violencia y la inseguridad “son producto de la política de saqueo” del neoliberalismo aplicado en los últimos 36 años.

“Nunca se había ahondado tanto la desigualdad en México como en el periodo neoliberal”, dijo. “Es el periodo de más desigualdad en la historia del país, de más corrupción y más saqueo, ni siquiera comparado con lo que fue el saqueo colonial de tres siglos de dominación española”.

La presentación de la estrategia nacional de búsqueda de personas desaparecidas estuvo a cargo del subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, a quien López Obrador reconoció como “uno de los mejores servidores públicos de la nación”.

Su responsabilidad al frente de “este asunto tan lamentable es lo que podemos dar en garantía, además de la voluntad”.

Al detallar los 11 puntos de un ambicioso plan que involucrará a las organizaciones de familiares de víctimas de desaparición, Encinas afirmó que por primera vez “el Estado asumirá su responsabilidad” en la crisis humanitaria que atraviesa México.

El problema, dijo, involucra 40.000 desaparecidos, más de 1.100 fosas clandestinas y 26.000 cuerpos sin identificar. “Esa es la magnitud de la crisis humanitaria en México”, dijo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: 

“Oficialmente, ya no hay guerra” contra el narco en México: López Obrador

Con 37.400 desaparecidos y 250.000 muertos México está en una “crisis de civilización”: WSJ