Vis a vis 4×08 | Doce años después, la exreclusas de Cruz del Norte viven bajo sus propios términos en “Vis a vis“, alejadas del crimen… en su mayoría.

Además de Risos (Berta Vázquez), que entra y sale de Cruz del Norte como si se tratase de la casa que nunca quiere abandonar, Macarena (Maggie Civantos) y Zulema (Najwa Nimri) han formado una sociedad y juntas se dedican a robar joyerías de lujo, siempre acompañadas de un perro llamado ‘Sandoval’. Al parecer, lo que se aprende no olvida ni se deja de practicar.

‘Maca’ y Zulema fueron las más grandes enemigas durante las cuatro temporadas de “Vis a vis“, pero el tiempo ha curado las heridas y hoy se necesitan la una a la otra para sobrevivir en su nuevo oficio que, autoritariamente, se apropia de la última toma de la serie.

“Queríamos acabar con ellas porque este viaje ha sido de Macarena, pero también de Zulema. Han ido por la vida dándose cabezazos con las paredes, se han ido matando, salvando, aliando, y al final han acabado como compañeras de viaje. La vida te enseña eso muchas veces: conoces a un niño en el colegio, te hace la vida imposible, le odias, te odia, y al final el entorno hace que te alíes”, comentó el showrunner Iván Escobar.

En conversación con Vertele, Escobar sostuvo que la inesperada amistad entre Macarena y Zulema fue una “hermosa manera de acabar este viaje”, como prueba de que el odio puede superarse y ser convertido en algo más. En este caso, en una alianza para vivir del delito y al límite.

“Nos parecía una inversión de expectativas atractiva. Es decir, esas personas que se han mirado a la cara y se han dicho ‘algún día te mataré’, acaban siendo amigas. Gente que estaba predestinada a odiarse y matarse sobrevive gracias incluso a su odio, y son suficientemente inteligentes para tornarlo en amistad”, manifestó.

Cuando habló del mismo tema con FormulaTV, el showrunner de “Vis a vis” explicó que desde un principio sabían que debían terminar la serie con Zulema y ‘Maca’ y por eso se hizo necesario el regreso de Maggie Civantos al drama, aunque ya no como una ‘mosquita muerta’, sino envuelta en el lado más oscuro de Zulema.

“Teníamos muy claro que había que acabar con Zulema y Maca. Para nosotros, el final de este viaje, que habíamos anunciado al rescatar Fox la tercera temporada, tenía sentido siempre de cara a esa especie de matrimonio”, indicó Escobar.

“Habíamos visto tanta agresividad y enfrentamiento entre estas dos que a mí me parecía un reto narrativo juntarlas. Podíamos haber matado a Zulema, pero hay una mirada de Zulema que siempre me ha parecido súper atractiva, ha sido una hija de p…, ha matado a gente, ha pegado, ha engañado, ha hecho de todo, pero tenía una mirada en el horizonte que era súper afable: mi principal objetivo en el mundo y en la vida es ser libre (…) Creo que a los personajes que desean ser libres, hay que recompensarlos”, finalizó.