Avión presidencial (Foto: REUTERS/Edgard Garrido)
Avión presidencial (Foto: REUTERS/Edgard Garrido)

Aunque el avión presidencial ya se ha puesto en venta y desde diciembre está guardando en un hangar en California, Estados Unidos, el gobierno federal seguirá pagando en 2019 la cifra de 416 millones de pesos (USD 21 millones) para su mantenimiento.

El Presupuesto de Egresos de este año asignó esta cifra a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para continuar con el proyecto de inversión 12071320003, que permitió la adquisición del Boeing Dreamliner 981-8 en noviembre de 2012. 

Esta financiado a 15 años (Foto: REUTERS/Edgard Garrido)
Esta financiado a 15 años (Foto: REUTERS/Edgard Garrido)

De acuerdo con el desglose de egresos, el costo de la aeronave fue de 5.213 millones de pesos (USD 267.847); de los cuales se han cubierto hasta el momento 1.622 millones (USD 84.330). El reporte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, muestra que el arrendamiento financiero de la nave es a 15 años, lo que significa que, aunque no se use, la Sedena debe seguir pagando las mensualidades.

El crédito fue con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), institución que aportó los 3.156 millones de pesos (USD 165.102) que cobró Boeing por el avión. Las autoridades habían contemplado anualidades de hasta 451 millones de pesos (USD 23 millones), más otros 45 millones (USD 2 millones) anuales por operación y mantenimiento.

La anualidad de este año es menor en 7.6% respecto a los años anteriores, que fueron de 451.5 millones. Esto a pesar de que La Auditoría Superior de la Federación encontró, en 2014, que los pagos a Banobras habían sido menores a lo que se había asignado en el presupuesto. 

Interior del avión presidencial (Foto: SHCP)
Interior del avión presidencial (Foto: SHCP)

Desde el pasado 2 de diciembre, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, hizo oficial la cancelación del uso del avión presidencial. Al día siguiente, fue enviado a San Bernardino, California, para garantizar mejores condiciones durante su proceso de venta.

Se determinó que el aeropuerto de Victorville era el hangar más idóneo para guardar el avión. Además de que la compañía que lo fabricó, eligió el lugar por presuntamente estar bien habilitado y otorgar mayores facilidades para brindarle el servicio necesario a la aeronave. Según informó el gobierno, la venta del Boeing 787-8 se realizará con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).  

Interior del avión presidencial (Foto: SHCP)
Interior del avión presidencial (Foto: SHCP)

En diciembre de año pasado, el Secretario de Hacienda y Crédito público, Carlos Urzúa Macías y el titular del Banco Nacional de Obras y Servicios públicos (Banobras), Jorge Mendoza Sánchez, señalaron que la venta de la aeronave permitiría que el Gobierno de México aumentara el valor de la aeronave y se evitaría cualquier afectación al patrimonio de la federación.

El avión presidencia TP-01 boeing 787-8 ejecutó 214 vuelos y recorrió más de 600 mil km. Cuenta con un dormitorio presidencial, un baño revestido de mármol y la parte interior luce adornos con sellos oficiales del gobierno mexicano.