Funcionarios del hospital Hacienda HealthCare anunciaron este jueves que la junta directiva ha determinado que no es sostenible mantener las operaciones del centro médico ubicado en Arizona, EE.UU. La decisión responde a los últimos incidentes, en los que una paciente en estado vegetativo quedó embarazada tras ser violada por uno de los enfermeros, informó AP.

El centro se especializaba en atender a bebés, niños y adultos jóvenes con discapacidades intelectuales o dificultades en el desarrollo, que requieren un alto nivel de atención médica.

Los empleados del hospital han dicho que están trabajando con agencias estatales para desarrollar un plan para trasladar a 37 pacientes a otras instalaciones. A su vez, han comentado que el centro de enfermería especializada permanecerá abierto.

Las investigaciones sobre el caso de la paciente vulnerada todavía continúan a cargo de la Fiscalía de la ciudad de Phoenix.

Más información, en breve.