El líder de la Asamblea Nacional, autoproclamado presidente de Venezuela, solicitó al sumo pontífice colaboración para conseguir un nuevo proceso electoral en su país.

El líder de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó, quien el pasado 23 de enero se autoproclamó como presidente del país bolivariano, dijo en una entrevista con la cadena italiana Sky 24 que solicita al “santo padre y todas las diplomacias del mundo a que puedan colaborar en el cese a la usurpación“, refiriéndose a la actual Administración de su Estado. 

De esta forma, el dirigente opositor le pidió públicamente ayuda al papa Francisco, tal como lo hizo esta semana Nicolás Maduro. Así, Guaidó destacó que espera apoyo “en el Gobierno de transición para producir elecciones realmente libres en Venezuela, lo más rápido posible”. Antes, el papa ya había afirmado que estaría dispuesto a dialogar, siempre y cuando ambas partes así lo quisieran.   

Por otro lado, aquel político latinoamericano espera que alguna vez el máximo dirigente de la Iglesia Católica pueda visitar su nación: “Nos encantaría, además nuestro país es muy católico y devoto, de gran tradición religiosa”, describió. 

Por lo pronto, todavía no se informó desde el Vaticano si el papa tomará cartas en el asunto.  

  • La crisis política de Venezuela estalló después de que Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) —que se encuentra en desacato desde 2016 y cuyos actos son nulos, según varias sentencias del Tribunal Supremo de Justicia venezolano—, se autoproclamara “presidente encargado” de su país y fuera reconocido como tal por EE.UU. y otras naciones latinoamericanas y europeas.
  • El presidente estadounidense, Donald Trumpllegó a decir que la intervención militar en Venezuela era una “opción” para resolver la situación que viva la nación latinoamericana.
  • Por su parte, Caracas denunció que la oposición venezolana encabeza “un golpe de Estado” con el respaldo de EE.UU., y acusó a Washington de llevar a cabo “guerras injustas”, así como de “arrasar con poblaciones civiles inocentes” y “bloquear economías”.