Más de 100 restaurantes en México se han convertido en lugares seguros para las mujeres al ofrecerles resguardo en caso de sentirse en una situación de riesgo. 

Bajo la iniciativa ‘#SafePlaces‘, 156 restaurantes en Ciudad de México, Aguascalientes, Nayarit, Jalisco, Guanajuato, Puebla y Guerrero abrieron sus puertas para que las mujeres puedan acceder a esos espacios en caso de estar en riesgo de secuestro o acoso en la calle. 

El auxilio que se les brinda consiste en dejarlas ingresar al sitio, asignarles una mesa y dejarlas permanecer hasta que estén seguras de que el peligro ha pasado.

Asimismo, permitirles usar un teléfono o, de requerirlo, llamar a la policía o solicitarles un taxi: “El objetivo de esta herramienta es brindar ayuda práctica y oportuna a quien la utiliza, por eso recomendamos consultarla con anterioridad y ubicar los lugares de acuerdo a tu ruta”, señalaron los impulsores de la iniciativa.

En el siguiente mapa es posible localizar los puntos donde se encuentran los locales participantes.

Los restaurantes que quieran convertirse en aliados deben enviar un mensaje directo a la cuenta @foodpolicemx en Instagram, indicando el nombre del establecimiento y la dirección.

Tras registrarse en #SafePlaces, es obligación de los lugares comunicarle a sus empleados que están en condiciones de ayudar a quien lo solicite y, posteriormente, hacerlo público a través de sus redes sociales.

Iniciativa en evolución

Aunque al inicio la iniciativa estuvo respaldada solo por la industria restaurantera de Ciudad de México, hoy la invitación está abierta a todo tipo de establecimiento en cualquier lugar del país.

“La iniciativa se encuentra en evolución y esperamos pronto poder anunciarles el protocolo de atención a seguir, el cual será diseñado en colaboración de expertos en temas de seguridad“, explicó el equipo de #SafePlaces.

La red de #SafePlaces también está trabajando sobre un distintivo para identificar a los lugares desde la calle.

Mujeres en riesgo

La propuesta surge una semana después de que se hicieran públicos diversos casos de secuestro en el Metro de Ciudad de México, principalmente en las estaciones Coyoacán, Martín Carrera, Mixcoac Barranca del Muerto, así como un ‘modus operandi’ similar en la mayoría de ellos: un hombre comienza a seguir a la víctima, la toma contra su voluntad y la amenaza de muerte si grita o pide ayuda. Si alguien interviene, arguye que es su novia. Asimismo, varias de las denunciantes refirieron la presencia de un auto blanco al que intentaban subirlas.

El pasado 1 de febrero, el Gobierno capitalino presentó una serie de acciones para hacer frente a los delitos cometidos en las instalaciones del Metro que atenten contra la integridad de las usuarias, enfocadas a integrar equipos especializados para la recepción y atención de denuncias por mujeres agentes del Ministerio Público y de Policía de Investigación, además de abogadas de la Secretaría de las Mujeres.

Paola Morales

Si te ha gustado, ¡compártelo con tus amigos!