El príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, ha renunciado a su licencia de conducir después de protagonizar un accidente de tránsito en enero en el condado de Norfolk, Reino Unido. La medida ha sido anunciada este sábado por el Palacio de Buckingham, informaron medios locales.

“Después de una cuidadosa consideración, el duque de Edimburgo ha tomado la decisión de entregar voluntariamente su licencia de conducir”, señaló el documento oficial.