El gigante estadounidense del comercio electrónico Amazon duplicó sus ganancias en 2018 respecto al año anterior: de 5.600 millones de dólares pasó a 11.200 millones. Y en esos dos ejercicios no ha pagado ni un solo centavo de impuestos federales sobre la renta, informa el Instituto de Fiscalidad y Política Económica.

El organismo se refiere a documentos empresariales de Amazon que revelan que la compañía no solo no pagó en esos dos años la tasa legal del 21 % sobre los ingresos en EE.UU., sino que en el último año solicitó un reembolso de 129 millones de dólares. Ello se traduce en una tasa impositiva del 1 % negativa.

Aparte de reclamar “créditos fiscales”, Amazon también quiere que se bajen los impuestos a las opciones de compra de acciones ejecutivas; un vacío legal que permite a corporaciones rentables eludir impuestos federales y estatales sobre la renta en casi la mitad de sus ganancias.